3/9/08

mamá, cuando la vida era en blanco y negro...

Así empezaba yo siempre a pedirle a mi madre sus recuerdos...


He disfrutado mucho esta página. Paseen por mil sitios del Madrid de hace años...


Sólo tienen que hacer click en este billete al pasado.


Yo vivo por aquí, pero años después

12 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

El viejo Madrid del que cada vez quedan menos vestigios. Menos mal que algunos harán pervivir estas estampas gracias a la red.

carmen moreno dijo...

Una de las razones por las que siempre he querido vivir en Madrid son por las imágenes en blanco y negro, así que MUCHAS GRACIAS, guapa. ¿Semos compañeras?

carmen moreno dijo...

Que ma'disho alguien que semos, que semos... Vamos, compañeras, digo. Ay, espero que esté usted guardando los Corticoles. Santillana, ¡allá vamos!

igor dijo...

qué fotos más deliciosas para viajar por el tiempo, por los colores y por las gentes... ¡gracias por el billete!

Virginia Barbancho dijo...

A veces aún hoy la ciudad se pinta de blanco y negro. Cuando llevas aquí el tiempo suficiente para haber repartido escenas por sus calles, pasa.

Un besazo colorido

NáN dijo...

Tienes toda la razón, y Virginia también. Mi recuerdo del pasado es mayoritariamente gris.

Quizá, por contagio, lo sigue siendo a veces.

Qué veneno tan dulce este, de Madrid.

ETDN dijo...

Mamá cuéntame otra vez ese cuento tan bonito...

ah, no, que era "papá...". Me estoy liando.

Es que a mi esto del humor...atascada me hallo, hermana. ¡¡PIIIIITEEEERR, préstame un texto de los tuyos, porfaaaaa, andaaaaaa!!

Feliz semana

david dijo...

El pasado, las fotos del pasado, siempre están ahí. Vistas con perspectiva, cada foto que yo le saco a Madrid, será una foto del pasado de Madrid. Algunas tendrán el encanto del blanco y negro, todavía, otras las de los primeros pasitos del hdr... y todas, la estampa de Madrid, ahora.

A mí esas fotos me gustan, me pierde la gentecilla, sus coches, los retazos que se les ven de la vida. Pero respecto a la ciudad, la protagonista, para mí, la veo a medias, la veo con huecos por rellenar. Y pienso en las fotos que hago y pienso que, ahí, algún día, seguirán viéndose oquedades, boquetes.

Y bobos de nosotros, pensamos que la ciudad es algo estático, ja, o que era una cosa y ahora otra, ja.

No era, ni será, es, y en el cambio tiene, quizá, la parte fundamental de su esencia. Y precisamente por eso es tan importante paralizarla en las fotos, para que se note la presión del tiempo.

Miguel Marqués dijo...

Joder. Me quedo con lo emocional de Nán y Virginia y me quedo con el análisis de David (ingeniero? lo qué?).

No he visto aún las fotos, pero me da igual. Aquí dejo el comentario, corriendo porque me muero de ganas de verlas!

Miguel Marqués dijo...

La Plaza Mayor con tranvías!!! A quién se les ocurrió quitarlos? Y qué bien queda la Puerta de Alcalá sin ese mamotreto de 40 plantas que tiene detrás ahora...

En fin. Un viaje estupendo: como una peli de Forqué o Berlanga, pero en auténtico.

aroa dijo...

a mí las fotos antiguas me dan esa sensación de paso, de pequeñita, de diminuta cosa que somos pero que da vida al blanco y negro, al hdr futuro...

y no sé por qué demonios quitarían los tranvías

creo que ahora estudian volver a ponerlo,... más obras, nooo!!!!!

Marian dijo...

Qué regalo!!! Son estupendas.

Tengo varias fotos en blanco y negro, de las de entonces, en una pared de casa y todas cuentan cosas sin necesidad de colores que las adornen.

Besos!