27/9/08



Estuve en una sala de teatro alternativo. Vi la obra 'Años 90'. De todo el texto rescato esto porque me impactó la imagen que está en negrita.

Yo no trabajé por el mundo
Porque sabía lo que pasaba
Sabía que todo era un robo
Trabajé por el fin del mundo
Sabiendo que el cielo se pondrá verde
Todo será horrible
Olerá mal
En el cielo aparecerán las imágenes
De Vietnam de Armenia de Ruanda
De Angola de Irak de Corea de España
No hay ningún país que no evoque una catástrofe
Decir el nombre de cualquier país
Es decir el nombre de una catástrofe
El día del fin del mundo
Será mejor que cualquier ruina
Que cualquier pintura
Que cualquier verso
De tanto explicar el fin del mundo
El hombre es parte del fin del mundo
Y es el fin del mundo

Pero toda me pareció un canto de desesperanza. Yo no quiero pensar que soy el producto de dictaduras pasadas sino el resultado de los que las abatieron. Que mi vida no es una imagen fracasada de lo que la historia ha hecho de mí. Que tengo fuerza en las manos para no rodearme de restos de alas partidas, de estrellas de plástico que se pegan en la pared. Aun puedo mirar hacia arriba y encontrarlas. No quiero bañarme en coca cola porque me queda agua limpia. Me pareció un canto a la supervivencia entre los errores de la humanidad. Dar saltos sobre los charcos de un diluvio de lluvias sucias.
También pensé que qué difícil es contar una buena historia. Una historia que no sea la historia de siempre con otras palabras. Qué difícil.


No me la creí.

15 comentarios:

Virginia Barbancho dijo...

No se ganan batallas si las damos por perdidas,

qué horror!
el apocalipsis!

Pi dijo...

Sí, la verdad, qué pereza verlo todo tan negro.
Ahíii, reina, que gane el optimismo!

Mega dijo...

El pesimismo es tan fácil...

Lo difícil (y valiente) es lo que tú haces: aspirar y colaborar en la construcción de un mundo mejor.

Un abrazo

david dijo...

Pues yo no sé, a mí eso de imaginarme el cielo convertido en una televisión de alta definición me parece una imagen poco convincente. Con la de cosas interesantes que se pueden decir del cielo, en plan apocalíptico o destructivo, como aquello que cantaba Porcupine Tree de

a sixty tons angel
falls from the sky
a pile of old metal
a radiant blur

...que suena a uf, qué mal rollo, pero resulta treméndamente bonito...

Y tu última reflexión tiene truco, Aroa. Todo lo bueno es difícil. Por eso es bueno. Si lo bueno fuese fácil, ¿qué mérito tendría?

Saludos y buen lunes. Que las legañas no te atormenten.

aroa dijo...

a las barricadas!!!!voy a decir, de paso, que a mí la sola pronunciación de la palabra 'apocalipsis' me trae sobre todo, recuerdos de colegio de monjas, de meter miedo para sujetar

Feliz semana muchachos!!!

Anónimo dijo...

Qué de chunguez hay aquí
;)

aroa dijo...

chunguez es no firmar un comentario
:O

Anónimo dijo...

ya sabes que muchas veces no hace falta decir el nombre, sobre todo cuando ciertas palabras ya se vuelven firma...

aroa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Por si comienzas un ataque bloguero, he de cortarlo antes de que suceda reivindicando la libertad de expresión, a pesar de que ésta sea crítica...
y uniendo a esto estas cosas tan majetas: ;);););)

aroa dijo...

no, mira:
libertad de expresión no es venir y decir cuánta chunguez hay aquí sin decir quién eres tú, aunque yo lo sepa, y dicho sea de paso, te adore

a mí la obra no me gustó, lo digo con mi nombre de la forma en que sé decirlo
y respeté que a tí sí, al margen:

si quieres ser anónima, estupendo, pero decir chunguez cuando implicas el resto de comentarios, no

eso no me gusta

Anónimo dijo...

Vale, Jar, se me ha ido de las manos, sin el tono verbal estas cosas no se pueden hacer..
Me quedo to mohina y agacho orejitas.

aroa dijo...

anda pequeñuela, sólo que chunguez está feo pa gente que habla de optimismo
boba eres
besillos

Anónimo dijo...

Y la de comentarios que tienes ahora...
Carla.

aroa dijo...

EEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEH

(tono reconciliador... )