17/6/08

Something stupid



Me despierta del todo la voz de Sinatra. Al otro lado del patio, sobre el ruido de una obra, suben el volumen para salvar los martillazos. Yo tengo un café y una tostada en la mesilla. Y el ordenador está encendido para no demorarme en contarles este colmo de espejismo. Esta sensación de bienestar y calidez. Las manos, qué contienen aún. Las mariposas que revolotean en la lámpara de pie. El pañuelo descansa sobre la falleba. Esta noche no estuve lejos en sueños como ayer que un secuestro y una playa de nuevo. Hoy un regalo de seda verde y con botones. Un amigo me dice que ha tenido un bebé en sus manos. Intento levantarme a darles una voz. Oigan la música. Miro la ventana y no puedo. Y muevo los brazos estúpidamente feliz sobre la cama. Así que dejo que el sonido de la radial y la pareja abran mis ojos. Despejen mis piernas. Y digan: hoy.


Ayer:

Un balcón que se rompe
y clava sus cristales
en pétalos recientes.
Alguien sueña un secuestro.
A mí lo que me pesa
es contrabando cálido.
Impecables relojes.

Y dónde la tiniebla.
Y correr con delirio.
Y no querer lo enfermo
ni tibios enredares.

Quién tapará su boca
cuando se entregue al grito.


Y un comentario de antes que me deja pensando esta mañana: : “La arena de la tormenta? Ah, sigue siendo arena, pero ya no es desierto. A veces, es peor seguir siendo tú cuando se pierde el nosotros”, Nán.

11 comentarios:

brujaroja dijo...

...like I love you...
Bonito despertar, tan tibio, tan de promesa. Hoy es un regalo. Seguro que te encuentras pequeños milagros ocultos en rincones secretos que alguien ha pensado para ti.
Pequeñas estupideces, tonterías como quererse...

Cecilia Alameda dijo...

Volver a la realidad material después de un sueño, resulta a veces mortificante. Al menos en el primer minuto. Luego, puedes cambiar de idea

NáN dijo...

Pues digamos hoy. Hoy mismo.

(cráneo previlegiáo)

aroa dijo...

tonterías como quererse a veces se nos van de la conciencia... nos acostumbramos
las pequeñas estupideces... pueden hacer un día maravilloso

Bajo las estrellas... dijo...

Cualquuier estupidez puede hacer de este día un día especial.
Porque cada vez que nos despertemos vivamos el día de hoy, no sabemos que nos va a pasar...

1beso¡

en tierra de nadie dijo...

Me gusta esa sensación de Aroa feliz. Y que lo cuentes, que lo compartas desde el balcón del palacete mientras la luz del sol besa tu piel aún dormida.

(Jo, me pones poética)

Sí, hace mucho que nadie me secuestra. ¿Algún voluntario? :D

Yo, mal día hoy. Febril, griposa, entre clines y edredón rojo, intentando acumular fuerzas para poder ir al taller mañana.

bss

martin dijo...

La mejor versión de la canción, sin duda, la que canta el actor secundario Bob junto a Selma o Patty (una de las hermanas de Marge). Lloro siempre que antena tres repite ese episodio.

aroa dijo...

ois, cómo crees don martin?! esa no la he escuchado... a ver si no..
Pero te veo, te veo en el sofá rodeado de Kleenex... bueno, veo tu carilla esa de la foto de carné rodeada de papelines mojaos.
Clines que te hacen falta etdn-illa. Cómo te pones mala ahora (y poética además) que llega el calor, al fin, a esta ciudad! ahora que no había que cuestionarse si medias y botas o pantalones cortos!

*V* dijo...

Arogüi....y verás que felicidad si algún dia, estando con tu cafecito y tu tostada, empiezas a escuchar los compases de los perjúmenes colándose por la ventana!

Y la canción.... también me encanta!

carmen moreno dijo...

Siempre hay un fragmento de realidad que se ata por las puntas al sueño.
¿Decir algo estúpido? De acuerdo. Por ejemplo: TE QUIERO.

M dijo...

"Y digan: hoy".

Y yo diga: qué buen cierre.