24/6/08

Mientras la tormenta sorpresa, me fui quedando dormida. La casa estaba en silencio. Mi madre me llamó varias veces. Has llegado. Entra agua en tu casa. Mientras, buscamos un lugar donde dormir. Pero sólo nos bastan las ganas. Las tenemos. A veces no me doy cuenta de nada. A veces necesito un pellizco fuerte en la memoria, un café, una pausa. Una conversación de las que señalan caminos. Que el mundo estaba lleno de gente, ya me di cuenta en el primer regreso. Ahora las cruzadas. Complicarnos el horario. Hacer planes. Tener miedo. Mientras la tormenta, aroa periodista busca trabajo (por cierto). A qué pocos guiones podemos reducirnos. Cuando las cosas simples son las que calientan las manos. Estoy buscando un libro que me acerque a la vida. No quiero personajes perdidos. Busco disfrutadores con empuje. Recomienden, si conocen.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola que tal amigo
esta muy interesante su blog
...................................
Miles de visitas para su web gratis¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
http://traficowebpro.com

Virginia Barbancho dijo...

Pedazo de tormenta la de San Juan! pero... cómo podías quedarte dormida? No son excitantes todos esos rayos y truenos? un precioso espectáculo, y la calma de luego...

Un besazo preciosa

Lara dijo...

ya lo recomendé así más o menos en la entrada aquella, pero:

Cómo el soldado repara el gramófono

Aquí no puedo poner todos los simbolitos reales que requieren las letras de este nombre, como no los puse en mi blog, pero el autor es Sasa Stanisic.

Creo, creo, creo que te va a gustarrrrrr

yo aún no lo terminé, pero no quiero acabarlo

aroa dijo...

ay, lo busco y me lo llevo de viaje! gracias larina

ay vicky, es que el domingo estuve muertita... y no hubo rayo ni trueno que me arrancara del sueño

silvana melo dijo...

Un Auster. La música del azar o El país de las últimas cosas. Un Kundera, La inmortalidad.
Acaso sea tarde ya para la sugerencia.
Pero no importa. Esos libros son eternos. Para siempre.
El mismo día de tu post el diario en que trabajo cumplió 109 años. Uff. Varias vidas. No sé por qué te lo cuento. Tal vez para que vislumbres caminos paralelos entre vos y yo. Las dos cerrando un artículo a última hora. De noche tarde a casa. Cuando el mundo duerme. Y la gata erizada espera detrás de la puerta.
Abrazos desde el alma

david dijo...

Yo te recomendaría un libro estupendo para que lo ignorases, ejem ejem (vaya personajes pides, teniendo ahí a Crowley muerto de risa), quizá algo descatalogado y genial como Cántico a San Leibowitz, quizá algo barroco y fantástico como La era del diamante: Manual ilustrado para jovencitas, pero después de leer lo leído en vez de andarme recomendando tengo que decir:

¡POR FAVOR, AUSTER NO!

NáN dijo...

¡qué libro ni qué libro!
A París te llevas un cuaderno y metes la vida en él.

Si todo está escrito: ¡La bolsa o la vida! ¿A cuál de las dos quieres dedicar tu tiempo? En cuanto terminamos la adolescencia nos hacen ese atraco y hay que elegir. O luchamos para llenar una o luchamos para llenar la otra.

aroa dijo...

es verdá, me leeré la vida en París... no pensaba cargar con libros, la verdad... pero para la vueltaP

ay auster auster tanto amante tanto enemigo
a mí, tanto él como kundera, me gustaron siempre más antes de leerlos...
y más aún del segundo libro
cuando ví que eran de los que habían encontrado la formulita mágica

elshowdefusa dijo...

Buscaré algunos de los libros que te recomiendan, a ver si me quedo enganchada a cualquier empuje de vida...