27/5/08

los mostenses


Hay un mercado en Madrid. Detrás de la Gran Vía. Está lleno de yuca, jícamas, papayas y aguacates. Tienen sonrisas grandes en sus tiendas. Y tiritas. Remedios para el tiempo que ha pasado. El café, de puchero, y hay quien entona zambas para el que extraña. También está allí Lu, con su pan de centeno y sus bambúes. Empanadas koreanas. Se venden las semillas de mil tierras ajenas. Allí con los carritos, nos cruzamos despacio. El té viene de lejos. Su agua de vainilla, jazmines, madreselva. Por fin los alfajores bonaerenses. No se olvidan del norte y sus salmones, naranjas, ensalados. Allí encuentro tortillas. Suerte sin precio loco. Hoy duermo con la panza boca arriba. No quiero digerir sin libertades el sabor de este recuerdo.
.
.
.
La familia de Nieves tiene 60 años en su puesto del mercado, Giovanni llegó hace 6 del Ecuador y lleva 5 trabajando con ella. Ella escoge naranjas; él, los plátanos.

12 comentarios:

carmen moreno dijo...

JO, qué bonito. Yo quiero

aroa dijo...

qué rápida..! pues no creo que se mueva... aunque va cambiando, lleva funcionando desde el año 1870... este barrio, cada día, un descubrimiento!

la dirección para los que quieran y no les pille a siete horas de camino:

plaza de Los Mostenses, detrás de plaza de España, se llega en tres minutos desde donde empieza la Gran Vía.

brujaroja dijo...

Me gusta muchísimo pasearme por tu blog y compartir las cosas que vas descubriendo, las que te impresionan, las que te producen emoción. Esta ventana que desde un puñado de kilómetros se abre a las calles de Madrid.
Gracias infinitas.

Mario Fizzio dijo...

los mercados... llenos de frutas, verduras y flores, de colores, olores y texturas... ahora todo el año es primavera en los mercados, todos los dias de mercado pueden ser una fiesta para los sentidos...

=)

Bajo las estrellas... dijo...

Me ha encantado tu blog¡ he llegado aquí por casualidad y te puedo asegurar que me verás a menudo entre tus comentarios¡
En los mercados hay de todo si hablamos de comida pero últimamente en la calle también. Me encanta pasearme entre gente de diferentes culturas, es lo que hacemos cuando viajamos ¿no? ahora tenemos la posibilidad de hacerlo sin nisiquiera movernos de nuestro barrio.

1beso¡y hasta la próxima¡

aroa dijo...

hola Brujaroja! yo también disfruto paseando por tu orilla! y mucho y todas la islas que he visitado desde allí

pues sí Mario, los mercados... como llevo toda la vida viviendo por las perfierias, hacía mucho que no compraba en uno. Desde que me llevaba mi abuela montada en la barrita que tienen los carritos abajo. Son un gran lugar.

Bienvenido/a Bajo las estrellas... qué buen lugar ese para estar!!!

Mega dijo...

Estoy con Brujarroja: tu blog me instala en un pispás en un Madrid colorista y olorista. ;-P

Me gustan mucho los paseos que nos propones. El Madrid de barrio que habitas...

Besos

aroa dijo...

mega
qué bien que digais eso
esto es un viajecillo

de esta silla a las cosas que veo, o me imagino

si se huele y se ve... yo contenta..!

muchos besillos

Vértigo dijo...

Me pasaré después de los exámenes. Gracias por el descubrimiento!

lottery ticket draws dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Cecilia Alameda dijo...

Eso es convivencia y eso es lo deseable en todos los ámbitos y en todas las ciudades del mundo.

NáN dijo...

Buen barrio este. Te tengo que presentar al frutero.