4/6/09

Cartas con el Emir (fragmentos)


رسم الخرائط


Estos días, a raíz de la presentación de vuestro libro he pensado que quizás el poeta y las palabras tengan una relación similar a la del niño con el aprendizaje del lenguaje.
Primero descubre las palabras, su fuerza, su sonoridad, sus significados.
Después empieza a ser consciente de que puede expresar sus emociones y sentimientos con ellas.
En una tercera etapa, asciende un peldaño y consigue provocar emociones y sentimientos en los demás.
El paso trascendental se da cuando además de lo anterior es capaz de formular con palabras ideas propias, creaciones originales, razonamientos, teorías, explicaciones. Comienza la gran labor: descifrar signos y establecer una cartografía primitiva.
Pero la última puerta que ha de atravesar es el gran descubrimiento: las palabras pueden curar el cuerpo y el alma.

والشعر


Me gusta mucho que los llame cartógrafos. Es una palabra llena de viaje y búsqueda.
Para mí, la poesía es algo natural (y con esto no quiero decir ni mucho menos que lo lleve dentro o nada sobre dones ni talentos, prefiero pensarme alegre aprendiz de artesano para siempre) sobre lo que me cuesta escribir teoría. Como cuando uno respira y piensa a la vez cómo lo hace. Al menos, yo, me angustio con el aire. No sabría explicar el ritmo con que inspiro, ni cuando decido que necesito más.


Solamente puedo explicar cómo llega a mí de pronto esa necesidad. Hay una imagen, una situación, algo que me sucede normalmente en los sitios menos propicios y poéticos que se me empieza a revelar con verso (porque los reconozco así cuando llegan). Entonces, tengo que cerrar los ojos y salirme de ahí, sustraerme y arrancarle de cuajo cuatro palabras, casi siempre con poca suerte. Cuando eso sucede, me siento aquí y las ordeno sin premeditación y con poca corrección y las escucho y ellas son las que dicen hasta aquí o dicen, con todo el dolor, deshazte de nosotras.
Si le soy sincera, la escritura de alguno de los poemas de ese libro nuevo al que no he vuelto por pudor, me sacaron una lágrima al terminar. Pienso que a todos nos mueven las mismas cosas, que en nuestros ratos solitarios podemos llegar a pensar las mismas bondades o barbaridades, sentir muy parecido. Cuando leo un poema, o cualquier otra cosa, incluso una crónica y alguien nombra, por primera vez, algo que yo reconozco pero que no había sabido ponerle nombre, sé que ahí han apuntado bien, que la palabra es un pequeño dardo que te para en la lectura y te hace decir: eso era o eso podría haberlo dicho yo.

الشعور


Habláis de metáforas sencillas. Os diré algo que creo elaborado tras años de escritura. Si somos poetas, no hacemos metáforas. La metáfora es, en realidad, nuestra propia existencia. Toda la vida es una composición de signos que hay que descifrar. Los poetas, los cartógrafos, hacen contrametáforas, descifran los signos y los traducen a sensaciones proféticas. Vos sois especialista.

طلاق النار


Tampoco me gusta lo críptico en la poesía. Aunque debo decirle que uno de los libros con los que más recuerdo haber disfrutado era muy hermético. Aunque hay cierto hermetismo bien calculado en el que uno entra sin esfuerzo y, entonces, no puede abandonar. Entra en el imaginario del poeta.

Pero sí creo en esa labor de decodificación. Nos han enseñado a pensar rápido, a sacar conclusiones y encontrar soluciones y, por el camino, perdemos lo esencial (esto pasa a diario), nos perdemos ese verso que estaba suspendido delante de nuestros ojos.

"Busco el sello final con lo más hermoso
y estar a salvo el día de mañana del calor del fuego y de una llama"

(lo rescaté de El Diwan)

18 comentarios:

Aroa dijo...

A todo esto, yo mientras leo a Fdez. Mallo su libro Postpoesía, con el que a ratos estoy muy de acuerdo y no quisiera porque una ha discutido. Dice (ay, basta de teorías... pero lo voy a contar) que todas las artes han evolucionado y que, sin embargo, la poesía no. Que sigue utilizando lo mismo. Y propone, por ejemplo, un haiku riguroso por los elementos que contiene que es una fórmula... ay!

Lara dijo...

Es hermoso este debate. Contrametáforas.
A veces la vida trae regalos.

Con respecto a la teoría de Mallo... ESo da para una botella de vino donde ahogar la teoría.

Un beso

Anónimo dijo...

Las artes evolucionan y la poesía también, en lo formal. En lo esencial no, porque lo esencial en el ser humano permanece inalterable.
Los celos, la traición, la ambición...lees a los griegos, lees a Cervantes, lees a Goethe...las formas son diferentes el contenido el mismo, los debates fundamentales, los mismos, las mismas dudas y temores, las mismas incertidumbres...Prueba de lo que digo e ese magnífico tesoro que Aroa ha colocado el martes 2 de junio titulado Volvel.
To be, or not to be: that is the question...

Portorosa dijo...

Me ha gustado mucho, Aroa.

Besos.

Aroa dijo...

Decir que de El Diwan es solamente el verso entrecomillado. Que el resto pertenece a la correspondencia que he mantenido estos días con El Emir.
La teoría de Mallo habría que acatarla con algo más que vino...
Algo de razón lleva, ¿no? La fórmula de la poesía debería evolucionar, no por el medio que se utilice porque si no, solamente poner un poema en internet sería ir hacia adelante. Sino por no tener miedo a decir ciertas palabras que están aquí. Será hablar de lo mismo, como Anónimo (ese gran autor) dice, los temas no van a variar tanto, simplemente habría que buscar la forma de plantear la contrametáfora con lo que hoy tenemos entre las manos. Ahora, a mí una poesía rollo ARCO, me echa para atrás. Lo que mantiene es que en este paísito que vivimos, hay un estancamiento en la experiencia y la diferencia, así lo llama.
Que entre un troll y diga algo...
Je, je.
Gracias al Emir por darme su generoso permiso de compartir.

Lara dijo...

Hago de troll.

Tienes razón con lo del paisito.
Y hay que evolucionar, y habría que evolucionar con métodos más arriesgados que internet, más profundos.
Pero aunque ya rompieron por nosotros, hay que decir que (no sé si por la edad o el prejuicio o el paisito) hay una parte que da miedo romper (miedo de que nos digan: ARCO). Y que la solución, y lo difícil, es romper y crear un verdadero equilibrio en el caos. Crearlo de nuevo, sostenido.
Y que lo verdaderamente difícil es crear en absoluta LIBERTAD. Y eso está fuera de teorías.

Me sale fatal ser Troll.

Anónimo dijo...

Oh que época esta tan apasionante y a la vez tan incomprensible. Yo que vengo del siglo XI creo que a falta de ingeniería desarrolábamos el ingenio. L apoesía jamás se desarrolla en un territorio que no sea el corazón del poeta, pero éste es universal y políglota. ¿Será a caso que hablais de modas, tendencias, escuelas y demás patrañas? ¿Os imagináis una moda en la forma de amar, o en la forma de beber agua? ¿Os imagináis un país donde respirar fuera más complicado que inspirar y expirar aire?
Me alegro pues de no pertenecer a un mundo donde se pueda teorizar sobre la necesidad de dormir o no la siesta. Sencillamente echo una cabezadita cuando lo necesito, me place hacerlo y no hay inconveniente.
Y una cosa más, no hay que atarse a la libertad con cadenas.

Emir

Aroa dijo...

no hay que atarse a la libertad con cadenas

no hay que atarse a la libertad con cadenas

Sr. Mallo:
...repita en el encerado...

Anónimo dijo...

juas juas juas juas juas....Aroa, que me matais de risa, pirata....

Emir

Mega dijo...

Qué debate más suculento...

Esencia vs. tendencia. A fin de cuentas, la forma entendida como impostación, ¿acaso no debería de pesar siempre un gramo menos que la necesidad (el verdadero pulso que motiva la escritura)?...

Me parece que nos perdemos un poco en esa búsqueda perentoria de lo rabiosamente moderno (y caduco...)Es una búsqueda expresiva que no se puede generalizar porque entonces, creo, se desactiva, al dejar de ser "personal", y perder con ello autenticidad; de ahí que, por lo mismo, no creo que haya fórmulas milagrosas... ¿Por qué esta excesiva importancia, esa fascinación tan nuestra, frente a lo fugitivo y circunstancial, en lugar de buscar lo duradero y auténtico? Espero no haber caído en un excesivo maniqueísmo.

Servidora, por ejemplo, está leyendo ahora mismo a Antonio Machado y disfrutando como una enana con su poesía, en ese empeño tan secreto y profundo (y también tan universal) que muestra de perseguir misterios para intentar descifrarlos de la mejor forma posible, ¡y para ello se sirve de fomas clásicas, a las que aspira actualizar...!

Veo un peligro (ay, la vanidad) en ese ansia por querer ser a toda costa "inventor", en lugar de "creador"...

-¿Creéis que es menos moderno escribir hoy en sonetos?, y acto seguido, el náufrago lanzó la botella al mar.

Aroa dijo...

Creo que escribir un soneto es menos arriesgado. Es como si repitieras la fórmula de una casa que sabes que se sostiene de antemano y solamente tuvieras que decidir cómo ponerle las ventanas, de qué color pintarla. Desde luego, creas, pero ¿y el ritmo?, no requieren las palabras un ritmo propio de quién las escribe, o ¿todos jadeamos igual?

Desde luego, el citado autor es un modern(it)o. Pero yo no pienso tanto en la forma como en, por ejemplo, las imágenes. ¿No están agotadas ciertas imágenes en la poesí y siguen utilizándose?
Ahí veo el pasito.

Mega dijo...

Las imágenes se desgastan -supongo-cuando se convierten en tópicos, lo cual me lleva a pensar -de acuerdo con lo que dices- que, en principio, debería poder seguir siendo posible componer sonetos o madrigales, o romances, canciones y hasta églogas partiendo de imágenes inauditas (o inéditas)...

Me gusta que pongas el acento en la importancia de las imágenes.

Mega dijo...

Por otro lado, ¿no es acaso la cultura, también, la acumulación de topoi, esto es, de imágenes que se han convertido en recursos, capaces de alimentar o vivificar -si quieres- las creaciones presentes, no sólo al servir como punto de partida para lograr nuevas recreaciones (sino también destrucciones, un modo de recrear a fin de cuentas) y, por lo mismo, un sustrato riquísimo que no cabe despreciar? Para medirse con el pasado, ¿no es preciso haberlo entendido primero y sólo luego tratar de superarloe? Y no querría perder vuestro hilo.
Más dudas (y un abrazo)

Aroa dijo...

No creo, querida Mega, en la destrucción del pasado para dar un nuevo paso, se trata solamente de dar el paso y no caminar alrededor de ese fuego que otros construyeron. Tampoco veo la poesía ARCO. Cosa de gustos. Pero qué rico sabe cuando algo de hoy con palabras de hoy nos cuenta algo que ya sabemos, porque llevamos hablándolo durante siglos... y nunca nadie le puso ese nombre, ¿no? Lo explicó así.
No es renegar tampoco de lo que fue. Sino de avanzar. Frente a la sequía de buenas ideas, la aridez de fondo, es más cómodo succionar de lo que ya triunfó y siempre tiene una camarilla aplaudiendo...

Aroa dijo...

me chifla el debate

Anónimo dijo...

Olvisdasteis un pequeño detalle:

"Nunca nos bañamos en el mismo río"

Aroa dijo...

siempre me olvido de Heráclito...
seré más de las de 'ni se crea ni se destruye, solo se transforma'

Anónimo dijo...

Eppur si muove

Para poeta creativo el sistema de "verificación de la palabra" de aquí abajo:

Sohgater
milgrem
fatagorda
gingin
patlmed

Y si lo escribes mal no puedes opinar!!!