15/8/11

Ginebra - Schwartzwald

Dias 2 y 3
1.900 kms

Banda sonora: Madeleine Peyroux, Beethoven (impresionante con el Montblanc de fondo), Queen


Hacia mucho tiempo que no veía a B. La ultima vez que estuve en Ginebra fue con ella. Teníamos 18 años y nos echaron de la estación por cocinar en un camping gas. Han pasado 12 años desde entonces, B. se sobrepone al que será uno de los golpes mas duros de su vida, pero parece feliz. Y, aunque nadie tenga idea de como se sigue viviendo con esto, lo esta haciendo muy bien. No me sorprende esta actitud de alguien inteligente y racional.

Tiene una casa preciosa en el centro de esta ciudad internacional, camina veloz hacia una meta profesional que, estoy segura, va a alcanzar. Al principio, no se como abrazarla y, me doy cuenta, de que me cuesta mirarla de frente. Pero dos horas mas tarde parece que volvemos a estar en su cocina destripando compañeros de instituto. Me gusta hablar con ella porque las dos tenemos cierto antifaz de cinismo ante las cosas. La ironía, esa costumbre tan nuestra con la que tanto cuesta jugar fuera de casa.

Por la mañana despierto desubicada en su casa y, no se por que, con ansia de llegar a alguna parte. Asi que, enseguida, ponemos rumbo a Chamonix. El Montblanc se esconde calandose un gorro de nubes oscuras. Paseamos por su falda, dibujamos su base. Beethoven pone el paisaje en su sitio. Pierdo al Fotógrafo a cada paso, que apunta a su cumbre. El glaciar herido se desliza amenazando frío con su lengua de mineral y hielo. Los pequeños pueblos se acunan en los valles, mojados, llenos de flores.

Winter is coming, pienso.

Por la tarde, sin calcular y al azar, cruzamos la frontera sur de Alemania. Dormiremos en Freiburg. Ya, en este país, me siento un poco en casa prestada.

(continuará)

5 comentarios:

Portorosa dijo...

En Friburgo pasé yo media luna de miel, hace diez años (casi exactamente).

Enjoy, enjoy, queridos.

Portorosa dijo...

Ah, la otra mitad la pasé en Heidelberg. Me encantó.

NáN dijo...

Que continúe. Es el único blog que he leído recién llegado de la montaña y por la hora que es cerraré hasta mañana.

Tenemos que hablar: no digo escribirnos, comentarnos ni telefonearnos.

hblar.

Aroa dijo...

hablemos
ya estoy aquí para ello

oh (pongo esto porque sé que a tí te hace gracia) pero la palabrita me ha recordado para qué estoy: platsneta

Aroa dijo...

Fernando, curioso destino para la miel Freiburg