4/11/10

por soñar

Quiero una cocina blanca por cuya ventana se cuele la brisa fría del mar del norte. Donde una taza caliente sobre la mesa. De metal, la taza. Allí estaré sentada con una chaqueta de lana marrón de aquel que no me sienta bien pero no importa, frente a mis papeles. Veré el otoño sobre las colinas altas. A lo lejos. Tendré un par de flores amarillas en un vaso, un silencio azotado por las gaviotas, el olor a carbón de las maderas, los eucaliptos tirando hojas al musgo blando. Ti-ran-do-ho-jas. Chopin nocturno. Esa canción. Caminaré hasta el pueblo. Compraré pan negro y mantequilla. El periódico de un país en el que no vivo. Recibiré la visita de alguna amistad lejana, convidada a la hora del silbato del té. Veré caer la tarde mientras la leña, y el libro en sus últimas páginas, y la espera. La llegada nocturna del que trabaja. Los dos en una balsa sobre el mundo.

8 comentarios:

NáN dijo...

Me alegra ser el primero en felicitarte por tus planes. También yo tengo sueños de esos, que se van quedando tan atrás que no sé cómo retroceder para que pasen delante.

Aroa dijo...

Te dejo ser el amigo que viene al té (entre tú y yo sabemos que no hay té ... sino otros destilados).

ETDN dijo...

Dan ganas de ir de visita y de ese té o café en taza grande y cocina blanca.

Por cierto, nos debemos uno, aunque sea en cocina verde.

Dime tú.

Gemma dijo...

Buen autorretrato este desde el que te proyectaste... Yo te veo (claramente, además) haciendo todo eso, y tomándote digestivos (muy de vez en cuando)...
Un abrazo

Anónimo dijo...

puedo ir yo también a ese té, y mirar por esa ventana?
MA

Aroa dijo...

ma, tú siempre vas y vienes avec moi... como si te hiciera falta invitación para plantarte a mi lado...

virgi dijo...

Y en la balsa, la dulce melodía de la vida.
Besitos, tesoro

Viuda Dehombrepez dijo...

Me gusta ese otoño, y esa ventana de la foto.