21/10/10

qué más




Todas las mañanas, en la penumbra del amanecer, él le lleva el café a la cama.
Todas las noches, bajo la luz naranja de la mesilla, ella vigila su respiración.

8 comentarios:

Stalker dijo...

Hermosa manera de acercarse al otro, he imaginado que cada uno traduce al otro en ese gesto, en la intimidad de ese gesto (que muestra y vela tanto): y en ese trayecto hacia el otro, ambos se reconocen

la delicadeza

david dijo...

Ay: me acordé de aquello de nos ocupamos del mar...

Aroa dijo...

cada uno su tarea
dos conjuntos y un subconjunto

yo tb me acordé de esa canción

besooos

Viuda Dehombrepez dijo...

Y ese "qué más" que uno lo ve como un milagro, digamos, un deseo casi imposible...

virgi dijo...

Me has recordado lo de "ángulos complementarios"...

Besos, tesoro

Aroa dijo...

Hola mujeres:

viuda, espero lleve bien la ausencia del hombrepez, ahogue sus penas en algo que no sea... ya sabe.

Todo este amor tiene mucho de matemático, Virgi, ...

Isabel dijo...

Cómo lo sabes, Aroa, matemáticas y mantenimiento.

Besos.

Gemma dijo...

Ahora yo: ¡¡ohhhh!!