15/5/10

mojada


Arrastro por Almirante una humedad de esparto atada a mi pisada.
Podría ser aquí, en esta tienda de ropa de cristales,
donde tú y yo, otra vez, nos encontremos, y no sepamos
si nos conocimos antes de ahora o fue quizá
una alucinación, una espiga en la espalda, la imagen
de una pierna flotando en un canal.
Ahora que no crece de mi carne la letra
y de lo barroco poco recuerdo más
que salir del hotel a media noche,
escuchar una bronca bajo la bombilla roja
de un barco,
lamentar al regreso
el tosco vaivén de tus motores.

(escrito en la cabeza caminando de vuelta a casa un día laboral cualquiera bajo la lluvia)

9 comentarios:

Gemma dijo...

Una humedad de esparto que tensa y trenza recuerdos.

Si de veras has sido capaz de retener en tu cabeza todo el texto, empezaré a pensar que tienes una memoria de incendio.

Un abrazo

NáN dijo...

Gemma, te preguntabas en la entrada anterior si hacíamos un saludo entre buhos. Qué más quisiera yo que habitar las noches, en lugar de quedarme dormido a poco que se va la luz. Pero no anda, la cosa, lejos de las plumas: son señales entre cotorras.

Aroa, dices "una humedad de esparto" y queda como una imagen no explicable; y sin embargo, es certeramente realista: basta haberte tirado alguna vez al mar con las zapatillas de esparto puestas.

Por qué funciona lo que funciona, no lo sé: es la base de la fiesta de la poesía. Solo puedo saber que desde esa imagen todo encaja en una sensación oscura que se divide, a partes iguales y crecientes, entre los que lo leemos.

virgi dijo...

Tienes piel de poeta.
Así de sencillo.

Juan Antonio dijo...

Los reencuentros pueden ser devastadores. Me gusta.

Saludos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

PSYCOMORO dijo...

Bellísimo, Achlys. Me han enamorado esas imágenes de pura poesia. Tienen una fuerza estética que impresiona. Mi más sincera enhorabuena.

Roberto dijo...

pues la lluvia le sienta muy bien a tus musas...

me supo a poco, vuelvo a leerlo...

vuelvo muy pronto

Miguel Ángel Maya dijo...

...Ay, Aroa, cómo eres jijijijijijiji...
...Un abrazo...

Aroa dijo...

Buenos días todos:
Gemma, escrito en la cabeza, así lo hago siempre o casi, o encuentro el cabo para tirar la de la cuerda.

Nano, no por explicar, pero "una humedad de esparti atada", basta con llevar zapatillitas de esas de cuña y que te llueva, sabes lo que pesan. Igual que si te tiras al mar. Y huelen mal, además.

Virgi, besos.

Juan Antonio e Hiperión sonriente, gracias por pasar por aqui, bienvenidos. Seguiré vuestra huella a ver dónde conduce.

Gracias Psycomoro.

Y Mayita Maya, me encanta causarte esa risita final.

Gracias por pasar por aquí y dejar vuestro comentario.
Un abrazo gigante.