2/2/09

Hundirme
detrás
de tu cabeza.
Descifrar
a qué ciudad
huele tu pelo.
Pasar por alto
la infeliz toxicidad
de algún cometa.
.
Ilustración: Carla García

4 comentarios:

NáN dijo...

Qué ternura.

Y qué maravilla de dibujo el de Carla.

david dijo...

No temas a los cometas Aroa: ya se aseguró Kepler de que se pasen la mayor parte del tiempo lejos, lejísimos. Y cada vez que se arriman hierven y se desmelenan, y se escaldan, y por eso se vuelven aullando a sus abismos de hielo y nada por unos cuantos siglos.

Y las ciudades y los pelos, bueno, siempre se puede hacer a la inversa, trazar mapas y rastrear, olisqueando ciudades, a cuál huele qué pelo.

Bernardo dijo...

¿A qué ciudad huele tu pelo?

Me encanta la ilustración.

Rodolfo Serrano dijo...

Hermoso