17/2/09

Busco la cueva donde dormita mi padre.
Tiene un ojo ciclópeo.
Con una mano empuja las marañas de sombra.
Para verle
recorto mis rodillas
y mi pelo.
Los peces, hombro abajo.
Vuelve el aire
del pecho
de mi padre
a soplar mis terrores.
Él llega de un viaje
sólo para ordenar
mi piel sobre su nervio,
desdoblar la ceniza
de mi vientre,
la ausencia
descansada
de mi silla vacía.
Y baja las persianas
contra el asco del mundo.
El alma,
resguardada
del tritón endiablado,
se ata a sus raíces.

Sigo enlazando fotitos desde esta preciosa cantera hasta que alguien encuentre, tras los últimos movimientos Las Matas-Noviciado, el cargador de mi nikoncita abandonada.

10 comentarios:

Lara dijo...

este poema me gusta muchísimo

muchísimo

hay como algo distinto

duro y certero

Mega dijo...

Hermosísimo homenaje al padre, el tuyo o el del yo poético, que no sé, aunque tampoco importe demasiado. A decir verdad, tu poema resulta -de todos modos- igual de verdadero y certero (como dice Lara).

Beso

Marian dijo...

Precioso, Aroa...

un besote

Miguel Ángel Maya dijo...

...Extraordinario...
...No me canso de leerlo...
...Beso...

aroa dijo...

como estamos poquitos aquí, os contare que escribí este poemilla en clase de economía editorial... y que me emocioné ahí en clase como una pava..
un abrazo del
yo poético que, a veces, es el mismo que yo

NáN dijo...

no creas que no estás a la vista de otros ojos. Pero a veces callar es lo que se hace.

Incombustible dijo...

"Con una mano empuja las marañas de sombra"

¡Precioso! (como todo lo que escribes)

No había podido venir porque los duendes cibernéticos me estaban jugando una mala pasada. Parece que ya se han ido, así que vendré con más frecuencia.

Besos

DoctorMente dijo...

SATÁN te busca

erato dijo...

Mamma mía.¿Cómo se puede escribir algo tan bien construído en clase de economía nada menos? Artistaaa. Me ha encantado. Un beso.

... dijo...

Me encanta:

"la ausencia
descansada
de mi silla vacía"

Precioso poema (Los peces, hombro abajo)