28/1/08

reclamo por sms

todas las azoteas

y jardines de luna.


Ha llegado la hora

de estremecer el vino

y repartir la risa.

Si me alertas el cuerpo

vuelvo a las avenidas.
-
Las de la casa roja.
-

10 comentarios:

NáN dijo...

Y luego está el barrio, para pasear sola y pensar.

Que todo te sea perfecto.

carmen moreno dijo...

Habrá que encender el vino, rojo o blanco, y brindar contigo prontito.

María dijo...

la casa roja ahora es más bien blanca, pequeña y en vez de jardín tiene balcón...pero también reparte vino y estremece de tanta risa...y te espera...siempre con las ganas preparadas...
para perderse en tu abrazo
profundo
profundo
tan tuyo...

AROA dijo...

entre dosis y dosis de sueño paso por aquí

la fiebre me tiene agotada hoy

con el sol que hace

con ese barrio ahí
con esa exposición que tiene de la poeta del 27 que yo quería ir a ver hoy, y luego desayunar por ahí y leer un librito en algún rincón

con tantas cajas por hacer

y tantas botellas por abrir y brindároslas

espero espero... que pase el huracán gripal... en el sofá, un beso

alejandro dijo...

¿ESTÁS ENFERMA?

PUES DÉJATE CUIDAR.
lA FOTO... T VEO DESPUÉS DE MUCHO...
UN ABRAZO FUERTOTE MUJER.

Lara dijo...

¡Ponte buena! (Hemos caído todos.)

Casa nueva, nueva luz??

silvana melo dijo...

Compañera,

ha llegado la hora de estremecer el vino.

La fiebre apura su hebra de delirio

Alguien no aguanta el silencio de una casa vieja.


Tu frío de enero es mi calor de un sur hirviente


Comprar trozos de hora en las esquinas

Para que llegue ésa, la reclamada, la única incierta, la revelante.

El escozor del amanecer en todas partes

Y nuestra noche vencida a golpes de retama, a pinchos de florcitas amarillas en los dedos.

Salud, compañera. Y que encuentres la hora.

AROA dijo...

salud!

sí!

que si no, no puedo muchas cosas

david dijo...

¡Pro-pie-ta-ria, pro-pie-ta-ria!

A partir de este momento me declaro de nuevo partidario de la propiedad privada, o incluyo tu casa, además de mi Nikon, que ya tenía su hueco legislativo. Y mi portátil. Y Caracol, claro. Y mi cama, trademark y todo eso, a estas alturas de la vida.

AROA dijo...

amigos!
quedan invitados a estremecer el vino todos...
muy pronto
pero no hablaba yo de eso en esta entrada
sino mucho más prosaica
de cómo una amiga con la que compartí una casa (roja la casa y ella y yo y las otras dos que aparecen en la foto) me reclamó presencia el sábado de madrugada... a través de un mensaje... pero sí, todo se contagia del suceso que se me viene

abran los buzones que pronto recibirán la invitación

(ay... yo voy quitando el polvo a las copas...)

david, y por dios, las setas rojas sobre fondo azul que no sean de todos, esas tuyas no más (que aquí quede)