10/1/08

qué hacemos con el cuerpo

y ...



V


El día que tu encajes

la espada en mi costado

estará el corazón

esperando tranquilo

controlado.

Si reúnes la sangre

la decisión sin prólogo

la muerte de mi vida

y sustento un silencio

breve

cuando digas

Aroa

con mil terminaciones

y te contesto largo

entiérrate conmigo

tú vivo

y yo expirando

debajo de un castaño

en un camino.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola niña.
Sigo leyendo.
Cambia tu tono. A mejor.
Un beso muy fuerte.
Quiennotevedesdeelañopasado.

Osorio dijo...

Aroaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
compañeritaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

AROA dijo...

osoriooo? cuánto tiempo, no?
échate esta noche unos tacos conmigo... con esas manitas...
en la parte alta del 121
por ejemplo
(anda qué cómo sois, quienes seais)

Anónimo dijo...

Contestar largo, contestar largo... sé yo de uno (a quien no delataremos porque para algo esto no lo firma nadie con esa esperanza algo boba y algo juguetona de que pase como con Newton, que las garras se le reconozca, aunque luzca más uñas que garras, claro, miau) que opina que las contestaciones largas no son, precisamente, las que tú prodigas, corazón.

Pero no se queja al respecto, porque le ha pillado el gusto.

una dijo a uno dijo...

y tú quién eres?

david dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Sigue pareciendome que das forma con palabras a las cosas que se mueven por dentro de una forma muy especial Aroa. Un abrazo sin terminaciones para ti.erato