10/12/07

Espacio vacío:

la vida va a llenarse de matices.



En Madrid amanece
y el horizonte advierte
las líneas de tu cuello.
Y a menudo
en las noches de ron
y de amistades
me arriesgo a recordarte.
Decido dónde y siempre
te enredas por mis sombras,
penetras mi espejismo.
Pero esta vida mía
(obliga biografía)
va a dejarte dormido
sin ansiedad ni pérdida
porque hasta la más atroz de tus verdades
tiene ese olor a brasas
debajo de la mesa
que recuerda a pasiones
a trampas de las manos
equívocos previstos.
Y flacas madrugadas
en saldo negativo
de caricias
y mientras tardes
tardes
y un sol desesperado
en cuerpo y lana roja
calor en polvo seco

besos de agua
cristal y labios.
Por eso, amor,
me subo ya a este avión en que me tientan
el pasaje está intacto,
la espalda siempre abierta
para injertar las alas.
Sabíamos que el norte
iba a ordenar las pérdidas.
Maldita la veleta
y los cobardes.

16 comentarios:

Lara dijo...

Pero es así la vida.
Y mientras así sigas, te crecerán las alas infinitas.

Virginia Barbancho dijo...

"sabíamos que el norte iba a ordenar las pérdidas..."

¡¡¡¡¡uffff!!!!!!

Ofelia dijo...

Qué belleza... Siempre visito tu blog y no paro nunca de disfrutar. Gracias por compartirlo... A mí me nacen alas continuamente...

AROA dijo...

Hola ofelia! por el'siempre',por dejarte volar y disfrutar. Te lo agradezco muchísimo. Sigue por aquí. Un abrazo grande.

virginia y lara:
qué bien que mañana nos vemos. Con alas infinitas, pero a bordo (jiji... qué espera tan larga)

hdo80 dijo...

Tenia mucho tiempo que no pasaba por aqui, a veces me imagino mucho tu vida en Madrid con solo leer tus palabras, que coraje no estar con pepe en Diciembre, pero asi es la vida, años buenos y años malos, pero ya vendran mejores cosas...y nuevos momentos...Saludos desde MI CORDOBA....

AROA dijo...

'que gane el quiero la guerra del puedo,
que los que esperan no cuenten las horas'

Acostumbrada a no desesperar esperando tu visita, igual se nos vuelve a hacer diciembre gritándole traidor al mercado de valores. Está difícil, pero échale ganas. Cuando este pepín acá, nos faltarás, cuánto tendrías que saberlo y a veces creo que se te olvida.

yo mismo dijo...

madre mía aroa, es increíble. lo sabes, ya te lo he dicho más de una vez, nunca sé qué escribir porque siempre me dejas sin palabras... tus escritos, tus poemas, siempre llegan demasiado dentro. por eso a veces ni siquiera intento expresarme. gracias por compartirlo con nosotros, como dice ofelia.

un besito.

Carmen dijo...

TOMA YA!!! que es lo menos poético que se puede decir. Pero, ¿qué más poesía después de tu texto?

La conmoción llega con el ron y los amigos. O con el ron y tu voz. Nos debemos un ron y voces, las nuestras.

AROA dijo...

síííí
nos lo debemos carmen... visítanos por aquí, más al norte, donde se orndenan las pérdidas (que no es mi caso...)

y mismamente contigo también ... y exprésate cuando quieras, cuanto quieras y como quieras. Gracias (muchas) majo!

NáN dijo...

los saldos negativos de caricias, ¡ay!, ten piedad de nuestra estupidez (la de los chicos y los hombres).

¡O no la tengas! Eso, no la tengas. Maldita la veleta. Bendita la palabra bien sentida.

AROA dijo...

Uy, pero si es pura piedad hombres y chicos...
Es que ya qué otra que echar la culpa al viento que nos lleva y nos trae, a cumplir con los puntos de nuestras biografías, pero aun así hay noches de esas, y tardes y amaneceres en los que una se para y piensa... ¿y si no me hubieran tentado?
Pero nunca se puede saber, o es mejor no pensarlo... Así que ahí lo dejamos, sobre las brasas cálidas mirando hacia otra parte.

AROA dijo...

o, si lo miras por el otro lado:
¿y si me hubieran tentado mejor?

silvana melo dijo...

Aroa, es un poema impecable.
Bellísimo.
Motoriza las alas propias.
No puedo dejar de sobrevolar esta patria tuya.
Gracias por hacerlo con la mía.

Rodolfo Serrano dijo...

Un poema precioso. Junto con el de Córdoba que, por razones propias, me ha emocionado. Hace poco bajé otra vez a Córdoba.

AROA dijo...

Acabo de conocer Córdoba (y hace poquito Granada... grave!) y tachar esos puntos que debía cumplir... me ha gustado muchísimo a pesar de ternerlo todo en contra sólo por llevar ese nombre. A veces no sé qué hago en Madrid, y acercándome cada vez más a su centro.. tendrá su atractivo, claro, muchos ahora que pienso, pero yo disfruto tanto en ciudades más pequeñas... como aquella.
Gracias por leerme Silvana, Rodolfo. A menudo visito vuestra casa.

Anónimo dijo...

Saber decir las cosas...