31/12/08

Interrumpieron cien veces nuestro sueño.
Una lanza
devuelve
a la niña lo humano.
La pequeña muñeca
no tendrá su permiso.
Madrugada llena de agujeros.
Como la casa.
Donde el viento.
Un huracán
hinchando la matriz.
Qué importa si mañana
le damos otro nombre
a nuestro tiempo.
Día uno.
La boca del estómago.
El nombre de la calma.



Patones (Madrid). Dia 30 de diciembre. La foto. de David, saldrá aquí el año que viene.

Feliz fin de año. Y nuevo.

5 comentarios:

david dijo...

Para los agujeros de la noche ya lo aconseja Tio Goo: la silicona en las cerraduras. Feliz fin, principio y todo, desde el punto de salida de la N-V!

Virginia Barbancho dijo...

O sea que esto es Patones... misterio resuelto aunque, nadie lo diría por la foto, ni por los agujeros de la madrugada...

Feliz todo!

Muaks.

V.

acróbatas dijo...

Precioso, precioso, precioso. Desde que descubrí tu blog a raíz de Acróbatas... no he parado de pasar por aquí a leerte casi todos los días. Muchas veces no sé que decir porque las palabras me sobrepasan, o me tocan, o me hunden o me alegran el día (o tantas cosas) pero agradezco tanto tanto tanto haber descubierto este rinconcito!

Feliz año para ti y ojala nos veamos pronto.

Un beso,
Vanessa

aroa dijo...

yo, davicillo, les voy a dar de su medicina

eso es patones doñavirgiña, habrá que ir que bello es, aunque en las fotos de david de pavor

gracias acróbata! feliz año a todos!!!! a ver si nos depara revernos y felicitarnos en persona

NáN dijo...

Somos tan necesarios, ¿verdad?, en este año.

Más que nunca.