22/9/07


Qué pasa si, de pronto, no está de versos la vida.
...............................La vida.
Cinco de la mañana.
Sentado en una acera en la puerta de una casa vacía.
12 meses sin encontrar la suma-señal de esas estrellas.
El sitio del corazón.
Y sin abrigo.
Las emociones.
Redes atómicas muertas.
El amor es proteínas. Le pregunta.
El amor se da en unas condiciones atmosféricas.
Hablar sin propiedad.
La tristeza: ADN, memoria e ignorancia.
El teléfono urgente de las respuestas.
Cuando ninguna fe calma.
Las líneas de las manos estrangulándole el cuello.
Trepando por los brazos.
Hundiéndole en el agua.

Se afilan las palabras.
Ella dice energía, él dice cómo.
El lugar de la angustia, del dolor.
Las ratas también lloran.
Sus raíces y un árbol.
Una fórmula.
Nada.
0

Placer es enredarse sin desenlace.

12 comentarios:

Gabriel Mancilla dijo...

Qué pasa si, de pronto, no está de versos la vida....
Dos escribientes a ambos lados del mundo, diseñan versos de manera distinta versos de sentimientos que se parecen, ambos sueñan parecido desde muy lejos, ambos duermen poco, ambos siguen esperando que aparezca el sol y les regale historias nuevas...
Gracias por darte una vuelta por mi poesía.
P.D. Regáleme algunas imágenes para agregar a los poemas que te parezcan dignos de ellas en mi blog, te parece...

Desde el sur, con lluvia y frío, la única manera consecuente, en que el sur del sur puede recibir la Primavera.

yo mismo dijo...

precioso poema aroa. cómo encontrarnos cuando nos vemos perdidos... volveré a hacerte esta pregunta algún día. es un placer dejarse envolver por tus palabras. un beso.

AROA dijo...

duermo poco gabriel, es verdad
buscaré imágenes !

no sé si esto sea un poema...
el viernes nos dieron a un amigo y a mí las siete de la mañana hablando de... puff, de todo eso... genética, aprendizaje, algo más o menos que materia, inexistencias ... y lo disfruté mucho,hacía tiempo...
qué mejor que una discusión en la que lo único que sabes es que no tienes las respuestas

este poema es para él, que no lo va a leer y que, si lo hace le parecerá terriblemente impreciso

un abrazo a tí mismo también. jo, gracias

yo mismo dijo...

largas conversaciones... :) vuelvo a madrid

Lara dijo...

La imagen sin palabras, como contradiciendo el resto de palabras tan verdaderas que vienen luego, como así cuando la vida se pone de esa forma, sarcástica, terrible y deliciosa.

Hacía días que no venía por aquí. Lo echaba de menos. Veo que vamos de vida y de trenes, todos, caleidoscópicos.

Gabriel Mancilla dijo...

Me tomé la libertad de armar un poema en mi blog con el título de este blog, espero no te moleste, dale una vuelta...

Alejandro dijo...

Aroa!
Se afilan tus palabras.

nán dijo...

Me interesa: como si hubiera toda una serie de nexos que has tachado y lo que queda es algo parecido a la doble hélice. Hay trabajo; un camino paciente por recorrer. Dices que el amor es proteínas y se da en unas condiciones atmosféricas. ¿Cómo no me va a gustar eso?

manolotel dijo...

La sensación final de este rebujo de destellos mono-dialogados es un cierto desconcierto, pero, como dice lara, delicioso. Apetezco, como despues de un aperitivo, nuevos sabores.

Parece que sí, que hay versos y de los mejores.

He leido días anteriores y ese mar andalúz y este Cadiz colindante y esos versos inspirados y esa clase de amor y ese otro paisaje de la infancia y cuando leí tu despedida anterior hacia otro mundo... Hasta ahí regresé.

Leo, viajo contigo sin el mareo del movimiento pero si con el del sentimiento y disfruto la aventura de la palabra.

No sé si te he contado o te han contado que en ciertas tribus de Africa, el chamán de la tribu invita ( ¿invitaba, tal vez?) a los jovenes aspirantes a guerrero a contar las estrellas que puede ver entre Las Pléyades. Si ve menos de siete es descartado como guerrero. No atinaría con su arco ni a un elefante a tres metros de distancia. :-)

Se agradece Aroa, que nos estés contando como se ven las cosas desde allí.

Un robusto beso amiga.

AROA dijo...

vaya... esa historia no me la sabía...
pero creo que es difícil ver las siete pléyades... una no se puede ver a simple vista, dicen ... la verdad es que tienen una gran historia mitológica detrás y muchas culturas se han guiado por ellas

y yo con ellas y con el guerrero que las persigue también llevo mi historia, que será casualidad, azar o no, pero juntos vamos

aunque nunca las he sabido identificar en el cielo, a él sí

agarraré en cuanto pueda el timón, que no se mueva mucho el barco para evitar mareos...

la doble hélice

un abrazo

saúl dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

creo que te/me he borrado...
ya no sé...
qué lío
aroa