15/7/09

Qué sucede cuando se deja pasar demasiado tiempo y ya no se sabe cómo volver al lugar de donde nunca os debísteis haber alejado.

Siempre hay un camino de regreso a un amigo.

Reorientando la brújula.

6 comentarios:

Mega dijo...

Esta barbilla junto a la tuya, ¿no será acaso la de María, la mujer a rayas?

Aunque a lo mejor me pasa que estoy empezando a ver fantasmas por todos lados. ;-P
Un beso

Aroa dijo...

Es María, pero no a rayas. Casi.
Un abrazo Meguita.

belen dijo...

bonitas

virgi dijo...

La foto está súpertierna.
Por tus palabras sale un trozo de dicha que desde aquí alcanzo a percibir. Un abrazo

NáN dijo...

¿Por qué perderemos la sonrisa expansiva? La que explota y deja pringaos de dulce a los que están alrededor.

Yo también, como Mega, pensé que era "nuestra" María. Por la sonrisa.

Aroa dijo...

Supongo que las circunstancias y la cobardía nos hace perder el norte hacia lo importante y, de paso, olvidar conscientemente que esto es fugaz como un segundo.
Ya.
Besos a tos.