4/10/07

Otoño de 2004. Irlanda del Norte

Paseábamos Belfast.

(Pd: Trobe a faltar hasta aquellos días al remover los papeles)

12 comentarios:

Carmen Moreno dijo...

Ufff. Cómo impacta la imagen de los pájaros clavados en la alambrada y qué bien refleja todo. Casi que el poema es eso.

Lara dijo...

¿Y los tractores? ¿Y las guarderías? Joder. Todo.


Un besoooooooo.

AROA dijo...

hola mujeres con las que comparto el apellido...

sólo decir:
qué gusto de visitas

Anónimo dijo...

Las mujeres que comparten apellido lo dijeron todo Aroa. Me quedé sin palabras. Solo alcanzo a lanzar un Ufffff que dura varios minutos. Un abrazo sin alambradas.Erato

Alejandro dijo...

Que imágenes impactantes vuelven del cajón de los viejos poemas.

nán dijo...

Los hombres suelen compartir la brutalidad, la estupidez, el odio.

Pero no siempre al 50% la culpa de ser brutales y estúpidos. Entre un perro que muerde todo lo que se mueve y otro que disfruta de la vida entre los demás perros y hombres, suele haber una diferencia en el trato recibido.

«Entre tú y yo se levantan murales» es una preciosidad de verso, de tristeza, de bandera a quemar.

yo mismo dijo...

y como siempre, no sé cómo lo haces, pero lo consigues. es una imagen super precisa de lo que pasó y de lo que todos sentíamos que pasaba. me encantas. un beso.

saúl dijo...

Yo estuve en Belfast y en Londonderry. Son ciudades bonitas. Pero tanta bandera termina por envolverte de ese sentimiento del aire. Son ciudades llenas d restos de asfalto ceniciento. Me gustó.

No he entendido muy bien al amigo nán lo que quiso decir. Será esta mañana de resaca y nube que tengo. Un abrazo desde esta superviviente ciudad.

Anónimo dijo...

Te leo y te releo aunque no escriba nada.Gracias por compartir y dejarme viajar contigo Aroa.Un beso.

nán dijo...

Saul, yo mismo no entiendo a veces lo que he escrito; o prefiero no entenderme.

Me referiré solo al verso tomado: el mejor de todos. Espléndido. Precioso como verso (me sigue emocionando). Precioso por lo triste que es que se pueda dar. Y una bandera (la de la separación por los "murales"), que sí deberíamos quemar.

De lo demás, lo dejamos entre tinieblas.

"hazme las más tiernas violencias,
no dejes que sea lo que siempre he sido".

Peter dijo...

Lo malo es que parezca normal tener esa imagen adornando una casa.

Tengo ganas de conocer Irlanda, la verdad. Debe ser, cuando menos, interesante.

AROA dijo...

uy
siento esta entrada desaparecida, me la cargué ayer... y no la recupero...
pero sí, curiosa fachada...