13/8/07

Mazunte, costa pacífica


El amor (como el océano)
tiene muchas caras

MB


Me siento pequeña, frágil. Truena sobre la playa de Mazunte y el océano se retuerce en rugidos. Por segundos, los relámpagos recortan el perfil de la montaña sobre el mar. El agua se ilumina y lanza un quejido de olas incontrolables. Es el Pacífico enloquecido.
Resaca irrefrenable, castigo por el arrojo de luz.

‘Un mar sin olas es un mar muerto’.

Siento miedo en el agua. Intento buscar aire, pero la corriente me arrastra hacia la orilla dando vueltas y vueltas, la espuma golpea con fuerza los cuerpos.

Cansancio oceánico por la noche. Hay velas sobre la playa oaxaqueña, el agua es invisible, pero persiste en sus embestidas. Hablamos de amor bajo las palmas trenzadas del bar. Yo solamente pienso en situar los regresos, en el peligroso juego de hacer planes contigo, de recorrer el mundo desde otra orilla.


Al día siguiente, calma.

6 comentarios:

Alejandro dijo...

El amor tiene muchas caras... Apenas deberías llamarlas así, porque son otra cosa, pero se acercan, y el sentimiento es tan parecido... que te ponen esa mirada indescifrable con la que México te despide ahora, porque duelen igual. Con la que estás mirando el mar de Mazunte.
Y te callas tanto... porque te han quitado la palabra a tí...
a tí...

¿como se atreven?

Alejandro dijo...

El amor tiene muchas caras... Apenas deberías llamarlas así, porque son otra cosa, pero se acercan, y el sentimiento es tan parecido... que te ponen esa mirada indescifrable con la que México te despide ahora, porque duelen igual. Con la que estás mirando el mar de Mazunte.
Y te callas tanto... porque te han quitado la palabra a tí...
a tí...

¿como se atreven?

Anónimo dijo...

creo que hay Duendess acá adentro.. Perdón

Marta dijo...

Aru qué pasó?

Moooo dijo...

jo, aaaa, que me equivoqué blog y he felicitado el cumpleaños a otra persona!
Bueno, más vale tarde que nunca, no?
Alles Gute!!!

AROA dijo...

nada pasó... que me voy yaíta ya! que hace frío hoy en el DF, pero que se agradece.. nada pasó, que México me supo tentar de nuevo... y de nuevo, le digo: esperame tantito... besos marti, ande andas? voy para la cavada, creo, si el cuerpo me deja aguantar en tres días 17+11+2 horas de viaje... releyendo el mismo libro


moooo... ay qué ilusión verte por acá... claro que más vale tarde... muchas gracias...
besos,
a